Azul de luna en la mirada

De este poema estoy bastante satisfecho, lo cual me llena de alegría después de la temporada que llevo en la que muy poco de lo que escribo me agrada lo más mínimo. Espero que a vosotros también os agrade, mi crítico llevaba algún tiempo pidiendo un poema con una temática parecida así que se lo dedico. (1 página)

Azul de luna en la mirada

La luna sonríe
Fría y estéril, mentiras de mujer
Y verdades pueriles.
Mas bajo sus ojos de piedra
Duermen realidades añiles
Y palabras de poeta.

Azul de luna inflamado,
Noches de un verano pegajoso, ardiente
E irónicamente aletargado.

Sobre el reflejo de plateado escarlata
Surcan olas del mediterráneo en mitad de la noche
Una góndola soñada,
Entes que cruzan corrientes de olvido con almas de bronce,
Una góndola de madera ajada
Sobre la que sonríe un hierático Caronte.

Se eriza argentina la luna
Mientras una lágrima cae al mar,
Caronte contempla sus hondas mientras llora,
Mira al cielo y las estrellas se asustan,
Mas sonríe la luna entre caricias de cristal
Mientras Caronte mira al frente y la añora.

Azul de luna inflamado
Noches de un verano pegajoso, ardiente
E irónicamente aletargado.

Arraigada en el cuarzo de la costa,
Bañada en besos de luz de luna,
Una humilde y enhiesta rosa
Esculpida en plata azulada, reina de la noche incorrupta.

Toma Caronte la rosa, esqueléticos los dedos
Y es por una vez el poeta el que ríe en la lejanía
Al tiempo que Caronte arroja la yerta rosa al mar
Guardando en secreto sendos pétalos tras las pupilas
Y su esencia de promesa, anhelo y ensueño,
En el lugar que ocupaba el alma en su despoblado costillar.

Una góndola navega sobre el mar en una noche estrellada,
Góndola a del cargo más aciago barquero,
Barquero que lleva… azul de luna en la mirada.

(29/06/11)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *