El príncipe y la rosa encantada

Este es uno de los poemas que mencionaba en la autopsia de la semana pasada. Espero que os guste, Lo cierto es que desde que lo escribí pienso que debería escribir otra versión mejor perfilada, como tantas otras cosas, entre ellas 4 poemas o así. Lo tengo en tareas pendientes. (2 páginas)

El príncipe y la rosa encantada

Cuentan que aún puede oírse
En las noches de luna llena
Como el aullido de un tigre
La risa de aquél cínico poeta.

Cabalgó incansable
El fornido caballero
A través de las planicies
Y los montes de acero.
Cabalgo inagotable
Incluso por encima cerros
Y a través de los mares

Buscaba una princesa,
Una princesa como todas atrapada,
Una princesa única y de cegadora belleza,
Una princesa para siempre enamorada,
Buscaba una princesa cualquiera.

Así encontró en sus travesías a un poeta
Que conocía las historias,
Los caminos y los hechos
De todas las grandes princesas.

Este le habló, como no podía ser de otra manera
De una preciosa princesa encantada
Atrapada por un dragón en su madriguera,
Y que sólo quien matara al dragón
Y la liberara de su hechizo con un beso
Podría llegar a pretenderla.
Intrigado por su saber el caballero preguntó
Por qué no había ido él a rescatarla.

Soy poeta, oh fornido caballero,
El poeta observa
El poeta canta
El poeta es sueño
El poeta sabe,
El poeta espera.
El poeta no rescata
Y le aterra enamorarse.

El caballero, henchidos sus ojos de desprecio
Cabalgó raudo y certero
Dejando tras de si una cítara que reía en silencio,
Y a un poeta simple y austero.

(Sigue…)


Comentarios

El príncipe y la rosa encantada — 1 comentario

  1. WordPress › Error

    El sitio está experimentando dificultades técnicas.