Enmendando la historia

Así, con este breve relato Monti se introduce en el mundo de la literatura haciéndonos partícipes en este blog del inicio de un viaje que será sin duda accidentado y lleno de catástrofes gratificante y lleno de éxitos. Por el momento tendremos que conformarnos con esta pequeña entrada que le dedico a todas las personas que pensaron que era imposible que yo mismo escribiera poesía. A veces incluso dentro de un tecnófilo como Monti se esconde el corazón de un literato. Sí, los geeks tienen corazón. (4 páginas)

Enmendando la historia

-Lo siento Maier, pero el comité ha rechazado tu plan-
-¿Como que lo habéis rechazado? ¿Por qué?-
-Está bastante claro. Sabemos muy poco sobre la estructura del espacio-tiempo, no está claro que sea posible cambiar la historia y, si lo es, no sabemos que consecuencias puede tener. Tu plan tendrá que esperar-
-¿Y estás de acuerdo? Tu también eres judío, tus abuelos también sufrieron la barbarie nazi, tenemos la oportunidad de librarles de ese infierno, ¿No quieres aprovecharla?-
-Te repito Maier, acabamos de construir la máquina, aun no sabemos que podemos y que no podemos hacer con ella, así que hay que ser prudentes-
-¡¡Pero si es muy sencillo!! Se trata de matar a Hitler en Viena, cuando era un adolescente y, por tanto, no tenía ningún ejército que le protegiera. ¿Que puede salir mal?-
-Si es tan fácil, ¿Por qué no se ha hecho ya? ¿Por qué ningún viajero del futuro lo ha matado? Te repito Maier, aun es pronto para ideas como la tuya. En cuanto conozcamos mejor el terreno lo reconsideraremos. Por favor, ten paciencia y espera-

Maier se alejó furioso. Conocía la burocracia, sabía que su prudencia era mas bien cobardía así que estaba seguro de que jamás se atreverían a intentar cambiar la historia. Con toda seguridad, su espera sería eterna.

Mientras caminaba pasó por el laboratorio donde se encontraba “la máquina”. Ese nombre tan vulgar se refería al fruto de las investigaciones sobre agujeros de gusano, esos extraños túneles que conectan zonas separadas del espacio-tiempo, lo que permitiría viajar instantáneamente a través del espacio y el tiempo, y que durante muchas décadas fueron solo una hipótesis.

Tras confirmarse que los agujeros de gusano eran algo real no tardó en descubrirse como fabricarlos y eso era exactamente lo que hacía esa máquina, era una cabina en cuyo interior se deformaba el tejido espacio-temporal conectándola con cualquier otro punto del espacio-tiempo, con lo que hubiera dentro de esa cabina se “traslada” a ese nuevo punto, que podía estar en cualquier otro punto del Universo o en cualquier otra época.

Be Sociable, Share!

Comentarios

Enmendando la historia — 7 comentarios