Mi rosa negra

Hacía tiempo que no tenía el placer y el honor de presentaros un poema con tanto trabajo detrás ni dedicado a la rosa (ambas cosas suelen ir de la mano) El caso es que me la encontré hace ya algunas semanas vestida de negro y la imagen me impactó de modo que… aquí tenéis el resultado. Espero que os guste.

Mi rosa negra

¿Qué tienes rosa?
Espina negra,
Tallo elegante,
Flor taimada y roma
Que me apresas
Vestida de esposa
Con vocación de amante.

¿Qué miras rosa?
Tramposa de fuego y espina
Escondida tras tu mirada rota.

¿Es que sólo yo ardiendo te veo?
Aunque te bese, rosa, no puedo ser dragón
Ni con la sombra de tus besos poeta,
A caso ni hombre si me robas la razón,
Rosa de dulce piel, lasciva espina,
Rosa teñida de negro,
Niña que exudas poesía.

¿A caso nadie más te vio?

Yo te miro…rosa negra
Y te siento encaramada a mi piel
Evocando con tu voz de madera
Sueños de un dulce ayer.

Yo te miro, rosa,
Y veo en tus ojos la muerte y el amor
A la arpía, la sirena y la musa rota.

¿Son suaves, son dulces?
Luna oscura, cubierta de hollín,
Debiera haberte besado
Dar con tus espinas de bruces,
Caer contra tu piel taimada,
Tu venenoso abrazo
Y tu condena servil
De besos de luna salpicada.

Quizás un día me convierta en tu dragón.

Quizás si un día existimos sólo los dos.

(27/11/12)


Comentarios

Mi rosa negra — 4 comentarios