Pájaro en la cuneta

Este poema me lo inspiró un pájaro que me encontré atropellado. y me suscitó la pregunta de si es mejor ser libre o vivir seguro y encerrado.

Pájaro en la cuneta

Tenía un pájaro
De alma salvaje
Ojos como el álamo
Y dorado plumaje.

¡Cómo miraba el cielo!
Silvándome baladas
Desde su hogar de hierro.

¡Cómo alzaba sus alas!
Cazando pedazos de viento
Que tornaba en notas quebradas.

Decidí dejarle volar
Hacia el mañana,
Hacia la eternidad
La vida la muerte el mundo y la nada.

Se paró a mirarme un momento,
Saltó y voló,
Voló sin penas ni remordimientos,
Voló y voló
Hasta dar de bruces contra el cemento.

Quizás sea un espejismo,
Pero jurar podría
Que mientras caía al abismo,
Aquel rufián me sonreía.

(18/06/14)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *