Política nacional. Cuando el valium no es suficiente

En conclusión terminé por mandar un trabajo de seis páginas, con unas magníficas referencias a los estatutos, muy precisas la verdad, contando que una era la bibliografía. Me llevó casi dos horas de aburrimiento absoluto, pero aprendí tres cosas. La primera, sobre política nacional, el PSC es un partido que recibe sus votos de toda aquella gente que no se cree el cuento de la independencia y que ya que está acostumbrada a ir a votar, y que entre derechas e izquierdas, prefiere izquierdas. La segunda, no importa lo que pase, no importa como de jugosa sea la historia, si le pasa a políticos, no es interesante. La tercera y última es que sí hay una cosa entretenida, fácil, y rápida que se puede hacer con los políticos, despotricar. Acabo de terminar una página de Word en apenas diez minutos y me ha resultado mucho más gratificante que sumergirme en el funcionamiento y los estatutos de uno de los grupos parlamentarios más grandes de mi autonomía.

Espero que tengáis una buena semana, sea cuando sea que publique esto, y recordad, escuchar a un político es la peor cosa que podréis hacer en vuestras vidas, con la rara excepción de salir con una abogada o una psicóloga.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *