Súcubo angelical

Este poema lo leí en el vídeo del anterior post, pero había que dejarlo por escrito igual. No está dedicado a nadie en particular, si bien la chica de Ahógate tuvo algo que ver. Diría que es algo más blando y sentimental que el que ya he mencionado. En todo caso espero que os guste.

Súcubo angelical

Tú, que mides el afecto en minutos,
Que exiges al amor
Capullos de rosa incorruptos,
Niña sin corazón,
Con el cuerpo impoluto
Y el alma teñida de traición.

Ahórrame tu sonrojada piel
Y el busto blanco,
Las medias de encaje y el vestido negro,
Y ahórrame también
Olor, sabor y tacto
De tu encanto agorero.

Súcubo angelical.

Aún si fueran dulces tus besos
Y brotara de tus entrañas
El más delicioso veneno.

Carezco de paciencia y tiempo
Para tus ensangrentadas cadenas,
Para tus mil te quieros,
Y para todas las noches en vela
Que pasará sufriendo
El desgraciado que te quiera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *