Una vela en el reloj de la parca

Alguien me hizo darme cuenta de que en mi blog aún no hay ni un sólo poema de amor. A esa persona, le dedico la publicación de este poema. Sé que no es de los mejores, que es un poco antiguo, y que los más puristas dirán que no es demasiado amoroso. Pero esta fue la última vez que sentí algo parecido al amor. Espero que os guste (1 página)

Una vela en el reloj de la parca

Se consume el tiempo
Prendido de una vela,
Prendido de la indecisión,
Prendido de la espera
Se consume onírico el deseo.

Y sueño, sueño mientras vives,
Mientras vives en un sueño,
Un sueño que es mi sueño lejos del dormir,
En un lugar en el que existes,
Un lejano lugar perfecto,
Un lugar en el que estás sin mí.

Se consume el tiempo sin ti,
El tiempo que me queda,
Tiempo monótono y mediocre,
Tiempo de un reloj de solitario tic
Que se repite en el eco de una vela que se quema
Envuelta en oscuridad obstinada y torpe.

Tic nos dijo el hijo bastardo de cronos,
Tic como un látigo al restallar contra un esclavo,
Pero no hubo tac, y así quedamos esperando todos
Muertos de miedo en los rincones, llorando todos, llorando.

Mientras en otro ángulo oscuro
Una tenue figura encapotada
Enciende la luz de los recién nacidos
Con el fuego de los difuntos,
Una figura juvenil aún cuando ajada,
Transpuesta metáfora de la transmigración,
Cínica sonrisa de un muerto hacia los niños
Y un cuento infantil en oblicua yuxtaposición

Me contempla afanosa la parca con pletórico mirar.

Pues mi vela no se prendió con fuego,
Se prendió con agua,
Agua límpida, agua de nieve, agua de vida,
Agua que fluye, agua de lágrima y de sonrisa,
Agua en un manantial de plácido sentimientos,
Agua que no hielo, agua.

Se consume el tiempo
Prendido de una vela,
Prendido de la indecisión,
Prendido de la espera
Se consume lejos de la mujer a la que quiero.

Un reloj en mi interior hizo tic al conocerte,
Tic entre tus brazos, tic entre tus besos,
Tic al son de tu palpitante corazón
Y En mitad de tu ardiente sexo,
Mas no hará tac amor, no latirá hasta que vuelva a verte.

(02/10/10)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *